La Diferencia de Celltex

En el creciente campo de la medicina regenerativa, hay cuatro métodos comunes de tratamiento: Concentrado del aspirado de médula ósea (BMAC), plasma rico en plaquetas (PRP), fracción vascular estromal (SVF), y células madre mesenquimatosas (MSC).

BMAC es una solución de células madre y plaquetas derivadas de la médula ósea. Dentro de esta solución son tres tipos diferentes de células madre que tienen potencial regenerativo. Estas células se separan de la médula y se administran de nuevo a su cuerpo. Sin embargo, este procedimiento es invasivo y debe realizarse cada vez que se recibe el tratamiento. Además, la cantidad y la calidad de las células varían en función de su edad y estado de salud.

El PRP consiste en extraer el plasma y las plaquetas a partir de una muestra de su propia sangre. El PRP puede estimular el crecimiento celular y ayudar a sanar los huesos y los tejidos blandos. Es muy sencillo y seguro, pero sus capacidades son limitadas y cada tratamiento requiere la extracción de sangre. Pero los riesgos existen debido a que la sangre es susceptible a una amplia gama de enfermedades e infecciones – si su sangre no es saludable, el PRP no es una opción.

La SVF implica el uso de grasa extraída a través de la liposucción. Su tejido graso contiene un “cóctel” de muchos tipos diferentes de células (incluidas MSC), y esta mezcla se puede utilizar como un agente de curación. Sin embargo, la cantidad de células obtenidas en la SVF depende de la cantidad de grasa extraída, por lo que se pueden necesitar grandes cantidades de tejido para lograr una dosis terapéutica. Cada tratamiento de SVF requiere un procedimiento de liposucción.

En Celltex, utilizamos las MSC que extraemos de su tejido graso, pero a diferencia de muchos de los otros métodos regenerativos disponibles, solo tenemos que extraer una pequeña cantidad de grasa (aproximadamente dos cucharadas) en un procedimiento ambulatorio simple para conseguirlas. Una vez obtenida la muestra de grasa, cultivamos las MSC que contiene. Estas MSC tienen la capacidad de transformarse en células que pueden producir una gran variedad de tipos de tejidos como hueso, músculo y cartílago.

Este proceso nos permite obtener cantidades de células nunca antes posibles, cientos de millones, con el fin de proporcionar una dosis terapéutica eficaz. Es seguro, fácil, y nuestros clientes normalmente solo necesitan el procedimiento de extracción una única vez. Nuestra tecnología patentada asegura que las células crezcan de forma saludable y permanezcan genéticamente estables.

Además de obtener un mayor número de MSC que otros proveedores, las células que cultivamos son más pequeñas que las MSC cultivadas en otros lugares, lo que hace más fácil que se muevan en su cuerpo y se dirijan a las áreas que requieren regeneración.

Hasta ahora, las aplicaciones de tratamiento han sido prometedoras para una amplia variedad de condiciones, incluidas enfermedades cardiovasculares, lesión cerebral y de la médula espinal, apoplejía, diabetes, lesión de cartílago y ósea (incluida artritis), esclerosis múltiple, enfermedad inflamatoria del intestino, enfermedad de injerto contra huésped y más.